La negrada Neza, Ángela y Bujía observa a los turistas